África 2010: Hambre en el Paraíso


Por Juan Miguel Zunzunegui

Se acerca el momento en que México y Sudáfrica comenzarán la fiesta de la miseria en el continente de inmundicia, rodará el balón y los aficionados comenzarán a gritar…, y entre otras cosas, a comer. Algo sobrará en Sudáfrica 2010: comida. Algo faltará en el resto del continente que no cubrirán las cámaras: migajas.

La dieta promedio del norteamericano es de 2,500 calorías, más de las que debería, la dieta de 500 millones de africanos, es decir, la mitad de aquel submundo, es apenas de 1,500, es decir, totalmente deficiente. Pero durante el mundial de futbol, los turistas y aficionados, entre partidos, festejos y derroches, consumirán 300 mil millones de calorías; es decir que los europeos, asiáticos y americanos que visitarán África con su buen par de anteojeras consumirán en promedio la escandalosa cantidad de 8 mil calorías diarias en promedio…, a kilómetros de ahí, en ese mismo momento, , diez niños estarán muriendo de hambre, pero nadie los verá.

De nuevo veremos El Cabo y Johannesburgo pletóricos, y Sudáfrica dará la idea de que el continente se supera, pero es el sitio del mundo donde más hambre hay de todo: de justicia, de igualdad, de dignidad…, pero en este caso hablamos de comida. Uno de los lugares del mundo más ricos en recursos muere de hambre. Las televisoras mostrarán al Serengueti aunque no esté en Sudáfrica, y otros paraísos más, el edén, la cuna de la humanidad…, de donde hace mucho la humanidad, como concepto, simplemente se largó de vacaciones. Nadie hablará del hambre en el paraíso.

Algunos retrógrados decimonónicos siguen usando al tal Malthus para explicar la razón del hambre. Este economista inglés escribió en 1776 un ensayo sobre población donde afirmó que, ya que la población crece a un ritmo infinitamente superior (geométrico) que el de la capacidad de producir alimentos (aritmético); es evidente que no habrá comida suficiente y tendremos hambre. El método de Malthus der acabar con la pobreza es acabando con los pobres. Mejor aún, al estilo fascista de, si quieres acabar con el hambre y con la pobreza a la vez, cómete a un pobre.

Atención, jamás me verán defender el más retrógrada aún, “Creded y Multiplicaos” que tanto gusta a la Iglesia y al Islam, y soy un convencido de la necesidad del control natal en África…, pero entendamos una cosa, el problema de hambre en África no es de sobrepoblación sino de voracidad occidental.

Muchos europeos pretenden hoy que el ritmo de crecimiento demográfico de África es la causa de su hambre. Con eso desvían la atención de la verdad, desde hace siglos, la causa del hambre en África es precisamente Europa. Expliquemos:

Hay en África mil millones de habitantes hoy en día, 300 millones menos que en China, pero con un territorio 8 veces más grandes; hay 150 millones menos que en India con un territorio 15 veces mayor. El problema no es la falta de territorio para sembrar, sino que este territorio es ya propiedad de grandes empresas occidentales y chinas que desde hoy mismo se curan en salud para las evidentes hambrunas del futuro cercano.

Millones de agricultores africanos han sido desplazados de sus tierras para que empresas millonarias compren millones de hectáreas para ser dedicadas al cultivo de alimentos…, pero no de alimentos para la humanidad, y menos aún para los africanos, sino de alimentos para los ricos de las potencias y sus elites cómplices.

Europa comenzó el despojo de África desde el siglo XV, con la colonización, y gente fue precisamente lo primero que sacó de ahí a manos llenas; esclavos. Más adelante trastornó todas las cadenas agrícolas productivas para dedicar las tierras a los cultivos que los europeos necesitaban, para el siglo XIX se llevaban prácticamente todo y sometieron el continente entero en la era del imperialismo. Ya en el XX continuaron el despojo bajo otra modalidad: países independientes políticamente pero atados en lo económico a sus antiguas metrópolis.

La pobreza de algunos países los ha obligado a hipotecar sus recursos y su futuro para la sobrevivencia del día a día: en África occidental los bosques son propiedad de las llanteras para que podamos derrapar mejor en las curvas, en Costa de Marfil el cacao para nuestros chocolates seca los campos, en Egipto el algodón aniquila la agricultura de lo comestible. En el centro de África no importa lo que crezca, ya que todo el subsuelo es un basurero de los desechos radioactivos de occidente.

Hoy las deudas africanas son impagables; en muchos países los simples intereses superan el producto interno bruto de los países deudores… ¡y el mundo sigue simulando que quiere abatir esa pobreza! Mejor aún, hay quien piensa que el Mundial 2010 va a colaborar con el desarrollo. Cierto que mucho dinero llegará…, de las elites de Europa a las elites de Sudáfrica. El resto de ese país, y ni hablar del continente, seguirá muriendo lentamente mientras la humanidad festeja un gol.

0 Responses to “África 2010: Hambre en el Paraíso”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Escribe aquí tu email para suscribirte a este blog y recibir notificaciones a tu correo electrónico.

Únete a otros 80 seguidores

Archivos

Calendario

junio 2010
L M X J V S D
« Abr   Feb »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  

Unete a nuestro foro en facebook

http://www.facebook.com/pages/Alternativas-y-Capacidades-AC/117402242032Escribe algo sobre ti.

Los más vistos

RSS Hazte fan de Alternativas en Facebook

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

A %d blogueros les gusta esto: