Una defensa necesaria de la sociedad civil organizada


Compartimos un artículo de Lydia Cacho publicado el 28 de junio en El Universal

Mensaje a Gómez Mont

Sentada en una mesa de diálogo entre el más reconocido juez experto en trata de personas y el jefe de la policía anticrimen organizado, ambos españoles, entendí los mecanismos que impiden que en México la sociedad perciba los avances para erradicar la violencia.

En España se discutía qué herramientas utilizar para eliminar la esclavitud de casi dos millones de seres humanos (sexual, laboral, por matrimonios serviles, etc.) además de los dos personajes que he mencionado, estaban representantes de las organizaciones civiles de mujeres que desde hace veinte años rescatan y defienden a las víctimas de trata en este país ibérico. Estaba representado el Ministerio de Igualdad y el Ministerio del Interior (el Segob español). Cuando el jefe de la policía y el Juez aseguraron que para ellos resulta imprescindible el apoyo y enseñanza de las organizaciones civiles quedé estupefacta.

La líder de la red de refugios española hizo una crítica, evidenció las debilidades del sistema, pero reconoció los aciertos. Nadie se indignó ni hubo manotazos.

Al día siguiente, en México, Gómez Mont descalificó y tachó de ingenuos, ignorantes y “cómplices involuntarios” de los delincuentes a quienes defienden los derechos humanos de las víctimas. Un día él y el presidente exigen ayuda de la sociedad, al siguiente la desprecian y descalifican.

Entendí claramente que el gabinete presidencial en México ha pasado demasiado tiempo (algunos toda su vida) abrigado por las élites; que han sido incapaces de caminar descalzos, de comprender que todos los días millones de mujeres y hombres de México se levantan con una misión: rescatar, educar, entrenar, proteger, salvaguardar, defender, sanar e informar a mujeres, hombre niños y niñas indígenas y mestizas, de pueblos y ciudades.

El último informe de la ONU sobre la situación de las y los defensores de derechos humanos en México da cuenta no sólo de la vulnerabilidad en la que se encuentran quienes hacen el esfuerzo cada día por erradicar las desigualdades y defender la dignidad humana, también documenta esa violencia estructural que el Estado ejerce para descalificar, debilitar y vulnerar a la sociedad civil comprometida, que queda entre fuegos cruzados por colaborar con una autoridad que quiere súbditos y no cree ni en la igualdad ni en la libertad ideológica. Que quiere cómplices y delatores, no una ciudadanía fuerte y exigente.

Todo parece indicar que México está dividido entre quienes sí entienden que el país se sostiene porque millones de personas han tejido redes sociales grandes y pequeñas para sembrar la tolerancia, la paz la cultura y la diversidad, y quienes en sus espacios de privilegio, aislamiento o autoreferencia creen que nada está sucediendo porque no lo ven directamente.

Lo cierto es que las organizaciones civiles se sientan con los representantes del gobierno mexicano para demostrar que son actoras activas de la transformación; por desgracia casi siempre terminan siendo descalificadas, utilizadas para la foto, amenazadas o silenciadas. Pero una cosa queda clara: nadie las detiene. Algún día en la mesa se sentarán como iguales, mientras tanto habrá que seguir evidenciando cuantas vidas se salvan y transforman cada día gracias a las y los defensores de derechos humanos que eligen vivir éticamente entre el compromiso y el riesgo. A pesar de Gómez Mont.

Mexicanos: menos protesta y más propuestas y acciones


Por: Julia Romero

“Para lograr cambios estructurales hay que empezar por uno mismo”

Todos los días escucho quejas, sobre gobiernos, gobernadores, funcionarios, organizaciones, familiares, amigos, etc. Y con esto de que la tecnología permite a la gente quejarse en más medios de comunicación al día (blogs, facebook, twitter, myspace, etc.), se pueden ver, escuchar, recibir, postear y twitear quejas exponencialmente. Al parecer el facebook funge de intermediario entre las discusiones de sobremesa y las revoluciones de café, y hay que tener cuidado porque “todo lo que uno diga podrá ser posteado en su contra”. 

En un mundo donde predomina el infotenimiento, da la impresión de que que facebook está a punto de ocupar el puesto de Dr. corazón, psicólogo, antidepresivo, paño de lágrimas, vaso-dilatador, etc  de los cybernautas y donde se invierten más horas al día en aplicaciones como Farmville que para trabajar en algo productivo, o para estar en contacto con la realidad de nuestro país. Qué clase de evasión se está generando donde la gente conoce más sobre la parcela cibernética de vacas azules de un desconocido, que la del campesino e está en la periferia de la ciudad manifestándose  en una verdadera lucha por sobrevivir. La ignorancia y la abulia son nuestros peores enemigos, no hay diferencia entre el tirano y el sumiso, para que existan la tiranía y los monopolios existen también ciudadanos que con sus acciones validan esa tiranía. Por lo tanto no hay diferencia entre lo que hace Monsanto y un ciudadano que no es capaz de ver esa realidad.

Hemos permitido que los medios de comunicación nos aislen en lugar de conectarnos, nos desinformen en lugar de comunicarnos, y nos mantengan en la ignorancia, mientras nosotros aceptamos los contenidos que se nos ofrecen sin siquiera cuestionar.

Desde hace tiempo se dice que los pueblos tienen los gobiernos que se merecen, qué voy a hacer para merecer algo mejor. Alguien muy sabio me dijo  “Yo ya no me pregunto qué país le voy a dejar a mis hijos, si no qué hijos le voy a dejar a mi país”.

No podemos esperar que sucedan cambios estructurales que beneficien el desarrollo de nuestro país, si la mayoría de las personas que pueden realmente hacer algo desahogan sus preocupaciones en redes sociales, y las revoluciones se terminan al levantarse de las sillas del café.

Para lograr cambios estructurales hay que empezar por uno mismo. Si queremos terminar con la corrupción afuera, primero hay que mirar dónde se origina la corrupción en nosotros mismos. Cuántos de nuestros actos al día son corruptos o contribuyen a fortalecer la corrupción en México. Si queremos un país diferente, necesitamos ser mexicanos diferentes, concientes y dispuestos a actuar. El consumidor tiene el poder siempre, y siempre se puede decir que no.

Y todos somos corresponsables de la situación que vivimos hoy en nuestro país desde el momento en que decidimos ignorar la realidad de millones de mexicanos que viven en situaciones de completa vulnerabilidad, simplemente porque mirar esa situación no cabe en nuestra agenda social.

 Ser ciudadanos significa saber que somos corresponsables de la realidad del país, y como tales debemos tomar acciones, profesionalizarnos, conocer nuestros derechos y obligaciones, vigilar que las leyes se cumplan, seguir las carreras y agendas políticas de nuestros gobernantes, informarnos sobre los procesos e iniciativas de ley, dar seguimiento a los programas sociales para garantizar el impacto de los recursos invertidos,  implementar planes de acción para incidir en las políticas públicas, saber diferenciar entre lo público y las políticas públicas, etc. De otra forma sólo somos personas que nacieron en un territorio y que siguen una serie de costumbres sin siquiera saber porqué.

Desde dejar de consumir productos de empresas que sabemos que contribuyen a la desigualdad de oportunidades, que no promueven los derechos humanos, ni la equidad de género, ni con la salud, y que fomentan la esclavitud de la humanidad. Desde hace algunos años está de moda que las empresas se cuelguen medallas que las califican como “socialmente responsables” pero en la mayoría de los casos dichas empresas sólo cumplen con cambiar “algunos”  de los muchos indicadores  como  para ser certificados y portar la ostentosa medalla.

Como ciudadanos no podemos seguir validando estas acciones. Todos somos instrumentos de cambio social. Para que este cambio sea estructural y positivo tenemos que poner mucha atención, no quedarnos con el discurso mediático. Seamos agentes de cambio social, cuestionemos la información que se nos presenta en medios de comunicación, pongamos los pies en la realidad social, informémonos y tomemos acción, entonces sí participaremos en construir un mejor México para el futuro. Si no, todo lo demás se convierte en pan y circo.

Donar y a quién donar: esa es la cuestión


La necesidad de donar estratégicamente.

Raúl Díaz y Julia Romero

Muchos desconfían, otros desconocen el tema, pero hay algunos que son apasionados. Estos últimos han descubierto el beneficio de saber cómo hacerlo. De qué significa ser un donante y porqué es importante donar estratégicamente.

Existen diversas formas y oportunidades para donar. El redondeo, a través de los cajeros automáticos, la cruz roja, vía organizaciones, eventos de recaudación como el teletón, etc. Participar en cualquiera de las anteriores nos convierte a todos en donantes esporádicos y potenciales donantes permanentes.  Según la Encuesta Nacional sobre Filantropía y Sociedad Civil (ENAFI) 2008,  el 77% de los mexicanos hace donaciones por lo menos una vez al año. Esto quiere decir que la mayoría de los mexicanos que no necesariamente se consideran a sí mismos donantes, hacen una inversión social apoyando alguna causa por lo menos una vez al año.

Pero la cuestión es,  entre tantas opciones a quién darle el dinero, cómo estar seguros de que la inversión se traducirá en impacto social. Filantropía Corporativa es enfocar estos esfuerzos de manera estratégica y eficiente, sin importar si viene de un individuo o empresa directamente, o si se hace a través de una fundación canalizadora de recursos. De esta forma cada peso donado se traduce en colaborar con un proceso donde se consolidan las redes,  la confianza entre los actores sociales y el Estado, y las leyes necesarias para solucionar las problemáticas sociales.

De la necesidad de conocer el panorama de las donaciones en el país, surge el Diagnóstico sobre Filantropía Corporativa en México, elaborado en 2008 por Alternativas y Capacidades. Donde se establece  cómo  la filantropía permite que la sociedad civil crezca y se democratice, además de que puede ser un instrumento de cambio social cuando se vincula con las causas, los problemas, los actores, las regiones y los enfoques que promueven este cambio.  Así como  un panorama de rezagos y  áreas de oportunidad no explotadas.

Por ejemplo, los recursos otorgados no se valoran en términos de sus impactos sociales, porque el impacto social es un resultado a largo plazo que se deriva de una serie de acciones, esfuerzos y condiciones sociales que no son fácilmente medibles en el corto plazo.  Antes de llegar a un impacto social se tiene que partir de una planeación que considere el proyecto en términos de tiempo vs profundidad del cambio social. 

Para profesionalizar la forma de donar es necesario que tanto individuos como  empresas  contemplen en sus procesos post- donación el monitoreo, la evaluación de calidad y el aprendizaje, entre otros criterios, al otorgar recursos. Además de seleccionar los proyectos de acuerdo a la sustentabilidad, proyección y experiencia de campo de las organizaciones que los realizan para no limitar el territorio de los proyectos exclusivamente a las organizaciones más conocidas.  

 Filántropos que garantizan el cambio social

Debemos tener en cuenta que la filantropía corporativa en nuestro país está en creciente desarrollo. Y para que se siga desarrollando  no se trata solamente de donar más dinero si no que  las donaciones sean  estratégicas y eficientes. Es decir, que individuos y empresas se asuman como donantes e instrumentos de cambio social y saber para que esto suceda debe existir un plan  donde se definan las  temáticas y tipos de apoyos,  se escojan los mejores proyectos y se les dé un seguimiento adecuado, para que los mismos se traduzcan en bienestar para las comunidades y, en la medida de lo posible, resulten autosustentables.

Para todos aquellos que quieran garantizar la eficacia de sus donaciones, Alternativas y Capacidades publica el libro: “11 pasos para profesionalizar al donante: Manual para invertir recursos con mayor impacto social”, el cual facilitará a sus lectores conocimientos sobre qué resultados quieren obtener a través de sus donaciones y a establecer los procesos para donar de forma estratégica y profesional.

El libro se podrá adquirir el día de la presentación el próximo 13 de abril y en las oficinas de Alternativas  a partir de esta fecha, o a través del correo electrónico contacto@alternativasociales.org

¿Qué opinas sobre este tema? Escribe un artículo relacionado, envíalo a la dirección anterior y te lo publicamos.

Todo un éxito nuestro Evento Anual de Recaudación de Fondos 2011


Después de un proceso de reflexión profundo queremos agradecer a todos los asistentes a nuestro Evento Anual de Procuración de Fondos 2011. La participación de todos ustedes fue de suma importancia para que Alternativas continúe, un año más, con la labor que se inició desde la fundación de nuestra organización, la cual tiene como objetivo principal contribuir al desarrollo social mediante el fortalecimiento de las Organizaciones de la Sociedad Civil e Instituciones Donantes

Este año nuestro evento estuvo enmarcado por el Museo Memoria y Tolerancia, con quién tuvimos la oportunidad de trabajar en el pasado año. El Museo facilitó la atmósfera propicia para que nuestros invitados compartieran con nosotros los logros de este año en nuestras tres áreas de trabajo, así como para dar a conocer nuestro Programa de Apoyo Recurrente (PAR) y agradecer a los que ya son parte del mismo que, junto con nosotros, contribuyen a la creación de alternativas ciudadanas para el desarrollo social del país.

Durante el evento tuvimos la oportunidad de contar con la representación de la obra de teatro Acabar Eternamente, donada por los integrantes de la Compañía Búho Grande Teatro, a quienes agradecemos. Asimismo, se realizó la subasta de 5 obras de arte para, al final de la noche, pasar a la rifa de otras dos obras de arte y 4 boletos de teatro dobles facilitados por la misma compañía que brindó el entretenimiento de la noche.

A través de los donativos que se obtuvieron por las diversas actividades, Alternativas podrá continuar con su labor de fortalecimiento a la sociedad civil en México. Nuevamente agradecemos todo el apoyo brindado en este año y esperamos contar con su presencia el año entrante para un evento, donde además de presentar nuestro trabajo, nos damos la oportunidad de compartir con todos ustedes, amigos de Alternativas. 

¡Muchas gracias, seguiremos manteniéndolos informados de nuestro trabajo!

Las OSC nos enfrentamos con un marco normativo limitado y con pocas posibilidades de obtener financiamiento público y privado


Recientemente el CEMEFI e Iniciativa Ciudadana publicaron los resultados de un ejercicio de investigación participativa para evaluar a la sociedad civil organizada, con base en el Índice de Sociedad Civil (ISC) de Civicus (www.civicus.org).  Los hallazgos coinciden con varios estudios recientes sobre el sector, nos muestran que las OSC hacemos esfuerzos para fortalecernos institucionalmente (el nivel de gobernabilidad interna de las OSC fue el indicador que obtuvo el mejor resultado), para generar confianza en la sociedad, para representar la pluralidad de intereses, y particularmente, los de sectores excluidos; pero, nos topamos con un marco normativo limitado y con pocas posibilidades de obtener financiamiento público o privado y de incidir en políticas públicas.

Más de 70% de los informantes en las encuestas levantadas perciben que el marco legal y fiscal para las acciones de las OSC es restrictivo. En efecto, marco jurídico relacionado con las OSC sigue siendo heterogéneo y contradictorio y no retoma el espíritu de la Ley Federal de Fomento a OSC, ni promueve el flujo de recursos públicos y privados hacia el sector y tampoco su participación en las políticas públicas. Su adecuación resulta primordial porque sus limitaciones repercuten en algunas de las debilidades del sector de OSC, que también se reflejan en los resultados del ISC; entre otras: la fragilidad financiera y la escasa incidencia en políticas públicas.

Otros estudios muestran que ahora el gobierno federal apoya a menos OSC que antes de que se promulgara la  Ley Federal de Fomento a las OSC. Para incrementar el financiamiento público, y convertirlo en una herramienta de fortalecimiento del sector, se requiere adecuar la normatividad presupuestaria, pero también crear o ajustar regulaciones internas de las distintas dependencias y, sobre todo, el enfoque de la política de desarrollo social, incluyendo el reconocimiento de la aportación que hacemos las organizaciones en la solución de problemas.

Además, para fomentar el flujo de recursos privados para apoyar actividades de las OSC se requiere modificar la Ley del Impuesto sobre la Renta, de manera que el SAT pueda autorizar a todas las OSC que realizan las actividades reconocidas  por el Estado en la Ley de Fomento, como de interés social, para otorgar recibos deducibles de impuestos a sus donantes privados.

Respecto a la escasa incidencia de las OSC en políticas públicas, a pesar de que muchas OSC ven la importancia de posicionarse públicamente y de influir en las políticas públicas y se capacitan para ello, la percepción que éstas tienen sobre su incidencia en políticas públicas obtuvo el valor más bajo entre todos los indicadores del ISC (28%). Las OSC estamos teniendo impacto en la atención de necesidades inmediatas urgentes, pero no en el cambio de las condiciones para que estas necesidades disminuyan. Urge elaborar estrategias para promover la participación de las OSC en las políticas públicas y abrir espacios para que sus esfuerzos de incidencia en políticas públicas sean efectivos y no se limiten a señalar los problemas, sino que se conviertan en cambios duraderos y en mejores las políticas públicas.

En este año estaremos proponiendo a nuestros legisladores que se modifique la Ley de Impuesto sobre la Renta para que las OSC que realizan todas las actividades de interés público puedan ser donatarias autorizadas. Si lo conseguimos estaremos eliminando uno de los mayores obstáculos que impiden actualmente fortalecer al sector.  Les mantendremos informados para contar con su apoyo.

En el Evento Anual, compartimos los logros de Alternativas en 2010


El 2010 representó para Alternativas un año de crecimiento y de logros, no sólo somos más las personas que nos integramos al equipo sino que somos más porque trabajamos en más proyectos.

Hemos fortalecido, desde 2008, el proceso de la Coalición Ciudadana por la Educación. Esta Coalición exige que la educación en México sea mejor, acabando con la complicidad entre líderes sindicales y el gobierno

Por otro lado, evaluamos los apoyos y fondos que el Gobierno Federal dio a las organizaciones en 2009. Por ejemplo, los de donativos que dió la SEP, y los premios de sorteos no reclamados que supervisa Gobernación. Como resultado, recomendamos mejoras para fomentar a la sociedad civil. 

También logramos que la Fundación MetLife emitiera, por primera vez, una convocatoria abierta a proyectos de OSCs. Pasó de menos de 50 solicitudes en 2009 a casi 300 en 2010, y otorgó 1 millón de pesos a cada una de las 7 mejores propuestas que ayudamos a seleccionar por su alto impacto en educación y salud. Además, nos enorgullece reunirnos aquí porque el Museo Memoria y Tolerancia también cuenta con una convocatoria abierta, resultado de nuestro trabajo con ellos desde 2007.   En la sala de Ayuda a México se exponen proyectos de organizaciones que seleccionamos para sensibilizar a los visitantes sobre su labor y la importancia de donar y sumarse a una causa.  

Por último, quiero resaltar que otro logro de 2010 fue publicar y presentar en distintas ciudades del país tres de nuestras publicaciones. Continuando con el éxito de 16 pasos, publicamos 2 manuales que ayudarán a fortalecer a ciudadanos que quieran cambiar las políticas del gobierno, y a fundaciones y empresas a orientar mejor sus donativos.

Desde Alternativas trabajamos, así, con gobierno, organizaciones, empresas y fundaciones con el fin de fortalecer iniciativas ciudadanas para mejorar este país.

Programa de Apoyo Recurrente (PAR) 2011


“No te preguntes qué puede hacer tu país por ti, pregúntate qué puedes hacer tu por tu país”

Con la finalidad de seguir fortaleciendo a las iniciativas ciudadanas y presentar su informe de actividades anual, Alternativas y Capacidades, A.C. realiza cada año un evento de recaudación de fondos. En esta ocasión, nuestro evento se llevará a cabo el día jueves 7 de abril en el Museo Memoria y Tolerancia. En el evento contaremos con la presencia de nuestra Directora Ejecutiva, Mónica Tapia, nuestros coordinadores de área, nuestro equipo de voluntariado, empresarios y otras Organizaciones de la Sociedad Civil. También podrás disfrutar de la obra “Acabar eternamente” de la compañía mexicana “Búho Grande Teatro” y participar en una subasta de obras de arte. Al finalizar la obra, mientras disfrutas de un exquisito brindis y canapés, podrás convivir con nuestros invitados y el equipo de Alternativas y Capacidades, A.C.

 

Y tu…¿ya eres PAR?…En nuestro evento tendrás la oportunidad de convertirte en un miembro PAR.

 

El Programa de Apoyo Recurrente (PAR) es el mecanismo por el cual Alternativas y Capacidades recauda capital financiero para realizar sus actividades durante todo el año. El programa consiste en aportar una donación periódica de acuerdo a las posibilidades del donante. Las donaciones son deducibles de impuestos pero, lo más importante, es que, además de disfrutar los próximos beneficios de ser un miembro PAR, con tu apoyo podremos crear, fortalecer y posicionar nuestras necesidades y preocupaciones ciudadanas en la agenda pública. ¡No esperes más y conviértete en un miembro PAR! ¡Distínguete, sé PAR, sé un agente de cambio social!

 

¡Ven y conoce el trabajo que Alternativas y Capacidades, A.C, realiza para ofrecer más y mejores oportunidades para nosotros los mexicanos! ¡Acércate y contribuye a una de las casus más importantes de nuestra época: contribuir al desarrollo social! ¡Infórmate, participa y sé el cambio que quieres ver en México!

 

Si deseas saber más sobre Alternativas y Capacidades, A.C., nuestro PAR, o nuestros proyectos visita nuestra página www.alternativasociales.org o comunícate con Abril Rocabert, escribe a arocabert@alternativasociales.org o llama al 55-91-91-11.

La sociedad civil en la Frontera México-Estados Unidos


Mónica Tapia

Entre todas las malas, la buena noticia en México es la madurez que la sociedad civil comienza a mostrar”. Con esta frase Mario Campos, conductor de Antena Radio, abrió la primera presentación del Manual de Incidencia en Políticas Públicas en abril de 2010 en la Comisión de Derechos Humanos del D.F. Mario es también coordinador de noticias de IMER –lo más cercano en México que tenemos a National Public Radio (NPR), por lo que sabe de buenas y malas noticias. Esta frase resume muy bien esta travesía organizada por la Alianza Fronteriza para la Filantropía, que llamamos el Border Tour. Un increíble road trip: cuatro ciudades, cuatro días, miles de kilómetros y 7 cruces de la frontera entre México y Estados Unidos. Como todos las profundas transformaciones, la madurez de la sociedad civil no sale en las noticias ni en los discursos políticos sino que es silencioso, casi imperceptible para aquellos que no reconocen sus sutilezas ni su potencial.

Dia 1. Tijuana-San Diego, la frontera más transitada del planeta, no tiene más de 6 carriles y unas cuantas ventanillas abiertas más para los peatones. Claramente son insuficientes para la cantidad de personas que queríamos cruzar ese día y muchos días más en el año. Una hora y media pasamos esperando en fila en la línea. Fuimos afortunadas, dicen, pues la cola puede llegar a ser hasta de 4-6 horas.

Las calles y puentes de dos carriles en Tijuana, sus barrancas ocupadas por una urbanizada desordenada, sus calles de terracería y baches hacen un fuerte contraste con el freeway de San Diego de 6 carriles de concreto hidráulico de cada lado, los edificios del downtown skyline y la planeación de una ciudad expandida alrededor de varios freeways que parece nunca terminar.

Este contraste que me ha dejado durante muchos años perpleja. ¿Por qué el desarrollo no “chorrea” de un lado al otro de la frontera?, ¿por qué no pueden cruzar los coches rentados en Estados Unidos?, ¿por qué San Diego, claro reflejo de Estados Unidos, crece tan todopoderoso, sin ningún remordimiento por lo que sucede del otro lado de la frontera?

San Diego tiene recursos y calidad de vida, mientras Tijuana tiene todos los “desmadres” causados por la falta de instituciones efectivas y su localización como patio trasero de esa calidad de vida. Narcotráfico, crimen y violencia para proveer al mayor mercado de drogas;  deportados, crecimiento urbano desordenado, servicios insuficientes, coyotes para proveer la mano de obra barata que requiere este mercado; farmacias, tiendas de souvenirs y cantinas abandonadas por los turistas gringos que prefieren ahora ir a comer tacos a Old San Diego que sufrir una vez más aquellas filas fronterizas interminables, resultado de la política de “sellar” la frontera.

¿Cómo pudo crecer tanto San Diego y Tijuana quedar tan “desmadrada”? Recuerdo entonces una lectura sobre desarrollo regional y cómo la inversión del gobierno norteamericano en defensa –en este caso, en la marina—creó una inmensa riqueza y crecimiento de ciudades, que en este caso no tuvo un spill over al otro lado de la frontera.

El edificio de migración entre Tijuana-San Diego no es un cruce que lleva de un país a otro en un par de minutos. Para mí, es un túnel del tiempo, un transporte intergaláctico que lleva de una dimensión desconocida a otra.

En esa frontera, siempre he necesitado un par de minutos extras para recuperarme del shock cultural y  cambiarme el “chip” mental de pasar de México a Estados Unidos: visa, lengua, moneda, leyes, reglas sociales, señal de teléfono celular.

Para mí, ir a Estados Unidos implica subirse a un avión, donde el viaje de varias horas permite que uno se haga a la idea de ir “al otro lado”. La vida en la Frontera no es así. Se cruza la “línea” –una de las primeras palabras que todos aprenden—no en horas de acuerdo con mi mentalidad chilanga, sino en segundos. Quienes viven en esa frontera, por estas razones, me parecen extraordinarios. No sólo resisten este shock cultural, sino que viven adaptados a él. No sólo son bilingües, sino que tienen dos teléfonos celulares (uno para Estados Unidos y otro para México); cargan en su cartera dólares y pesos; manejan “a la mexicana” o “a la americana”, según la calle; saben qué pasa en un y otro lado.

Las organizaciones de la sociedad civil y la Alianza Fronteriza reflejan también ese biculturalismo: hablan y escriben todos sus documentos en español e inglés, tienen patronatos con miembros de ambos lados, trabajan con voluntarios, universidades, fundaciones y empresarios de los dos países.  Sus directores ejecutivos cuentan con visa SENTRI, lo cual equivale a pasar la frontera sin hacer cola y haber pasado la prueba del gobierno americano de ser “ciudadanos intachables”; viajan varias veces a la semana entre los dos países con idiosincrasia muy diferentes, como los traductores culturales simultáneos, como los constructores de puentes y entendimientos más efectivos que conozco.

Dia 2. Nogales. La frontera es territorio de la migra  o Border Patrol y los trailers con containers,  producto de nuestra intensa interacción. Cercano a dos ciudades grandes Tucson y Hermosillo, Nogales aún no ha terminado de convertirse de un cruce de carretera en una real ciudad. Tiene muchas señales de que está a punto, pero aún es un lugar de paso. Tiene aeropuerto, pero no tiene vuelos; tiene una Universidad del Valle de México que ha crecido muchísimo, pero sólo tiene aulas virtuales del Tec de Monterrey alojadas en otra universidad. Es probablemente uno de los pocos puntos fronterizos que no tiene locales, tiendas, casas, restaurantes, abandonados en estos tiempos de malas noticias; aquí más bien, hace falta mucha infraestructura urbana.

Salimos de Nogales por carretera, como todos, alrededor de las 8 de la noche y Ma. Laura manejó por cerca de tres horas hasta nuestro siguiente destino. En medio del camino, nos detuvimos en un rest area. Nuestra parada no duró más de 10 minutos pero sintiendo el intenso frío del desierto no pude dejar de pensar en ellos: los migrantes cruzando la noche.

Su travesía dura más de cuatro días, escondidos, temblando de ese frío, acompañados por sus hijos, sus sobrinos, sus nietos. Y recuerdo las cruces en el muro de Tijuana, en el muro de Nogales. Y lloro ahí, en ese terrible frío que me conecta a ellos, a esas sombras, a esos invisibles y a la injusticia de sus muertes.

Recuerdo también en medio de ese frío intenso la conmovedora historia que Alma en Nogales. Nos cuenta sobre el albergue de migrantes, al cual llevó a un donante –un empresario exitoso cuyo padre fue un migrante. Llegan a la hora que ellos han partido, escuchan las historias, huele terrible y deciden apoyar al albergue; donan para renovar los colchones, las cobijas y comprar una lavadora.

Alma visita el albergue unos meses después. Han renovado los colchones, han comprado la lavadora, pero no la han instalado. “La compramos, como nos pediste, pero el albergue no tiene agua y no podemos pedirle a la gente que se desvista. Quedarían desnudos, porque es lo único que tienen”, le dicen.

¿Y las cobijas?”. No traen más que lo puesto y deben cruzar el desierto en esas noches de intenso frío. Ante su pregunta de “¿puedo?”, el albergue contesta: “Por supuesto, llévese la cobija”. “Esa cobija en el desierto puede ser la diferencia entre la vida y la muerte. Es el refugio de las madres deportadas con sus hijos menores que viajan durante días para regresar a sus orígenes, a Chiapas, a Oaxaca, a Veracruz.” le explican a Alma. Su nombre lo dice todo, ella entiende y aprueba el presupuesto de cobijas del albergue.

En Nogales, como el resto de la Frontera, conozco a personas extraordinarias. El Consejo de ese albergue e Iniciativa Kino. Empresarios de la maquila en Nogales que escuchan con atención los consejos sobre invertir en centros de cuidado infantil de parte empresarios maquiladores en Ciudad Juárez; escuchan con atención porque quieren aprender de sus errores para no repetirlos. Las fundaciones locales (Titchi Muñoz, Healy y Esposos Rodríguez) que comienza a invertir en fortalecimiento de la sociedad civil local.

Bob de Fundación Comunitaria Santa Cruz, Arizona, nos cuenta una historia igual de extraordinaria. “En este estado, el contexto político está polarizado, en tiempos electorales han creado un ambiente anti-migrante, por lo que entre gobiernos el diálogo es difícil. Con Alma de la Fundación del Empresariado Sonorense, convocamos a empresarios mexicanos y norteamericanos de la región. En el diálogo quedó claro que su economía está íntimamente ligada a la agroexportación y al turismo, por lo que tienen que trabajar juntos. Una vez que comenzó el diálogo, las fundaciones contratamos una consultora que están terminando un plan regional binacional Nogales”. Como todo aquí, es una señal trascendente del papel que comienza a tomar la sociedad civil y las fundaciones locales.

Dia 3. El Paso-Juárez. Cruzamos la frontera más violenta del mundo. La ciudad, junto con todo el país, que pide a gritos –a gritos, porque no le han dejado otra opción— la paz, la justicia, las oportunidades, los bienes públicos más preciados que les han sido robados, secuestrados, matados.

La ciudad ya no tiene tráfico, la gente sale de su trabajo y va directamente a su casa, no quiere ir a otro lado. El gobierno, en cambio, está construyendo un centro de convenciones. ¿Un qué?”, pregunto; tal no entendí bien. “Un centro de convenciones; porque hay muchas convenciones esperando organizarse en esta ciudad”, me contesta el chofer en tono irónico. “Esperamos miles de visitantes”.

A diferencia de otros lugares en la frontera, las historias de Juárez no nos las tienen que contar los locales, han dado ya la vuelta al mundo y regresado. Las sabemos los visitantes de la Ciudad, somos pocos, pero por esas historias es que estamos ahí: por las mujeres y los jóvenes asesinados, los niños huérfanos, los gobiernos y las policías incapaces, los periodistas muertos y amenazados. Estamos ahí; necesitamos estar ahí: “Todos somos Juárez, pero ¿qué hacemos por Juárez?”

No venimos a ninguna convención, no nos paseamos por Juárez; vamos de una oficina a otra, y oímos las constantes llamadas de celular. “Si, estoy bien, sólo me retrasé un poco” “Es que ahora nos llamamos varias veces al día, para saber que estamos bien, que no nos ha pasado nada”, explican. Las historias que nos cuentan los locales, en cambio, son de lo que están haciendo, de los que están llegando.

Entre las organizaciones y los empresarios locales se siente una energía social; pasaron ya los momentos de reconocer con angustia la realidad, de los secuestros, los rescates, los tiroteos, las granadas, de reclamarse mutuamente y al gobierno, de echar la culpa y pedir explicaciones a otros.

Después de tocar fondo, la sociedad civil está lista para actuar y cambiar. Están tomando riesgos con ideas innovadoras, nuevos recursos y condiciones extraordinarias. Las escuelas de horario extendido, los planes estratégicos urbanos, los monitoreos y nuevos reglamentos, las políticas de infancia, los partidos de futbol entre jóvenes pandilleros, las marchas por la paz y la indignación. “Tenemos que aprovechar que muchos quieren ayudar, tenemos que volver esta crisis una oportunidad”. Esto requerirá persistencia, no se verán cambios en el corto plazo. Se requiere montón de conversaciones, mucho conocimiento local, otro tanto de articulación entre externos y locales. De lo contrario, la tentación de construir centros de convenciones es grande y grandilocuente.

Dia 4. Brownsville-Matamoros. Al pasar por Austin para hacer la conexión a la última ciudad fronteriza que visitaré, regreso emocionalmente a San Diego, a miles de kilómetros a la distancia de lo que acabo de vivir. Ahí todo es sospechosamente bonito, amable, ordenado, decorado, artificial, hipócrita. Me pregunto si sospechan, ignoran o le dan la espalda a las tragedias del otro lado, a su dump yard.

Al llegar a Brownsville, me tranquiliza cuando Andy me cuenta del interés de muchos grupos ciudadanos en Estados Unidos por colaborar. Seguramente tienen el mismo síndrome que nosotros de “Todos somos Juárez, pero ¿qué hacemos?”

El cruce es desolador; único lugar donde las tiendas alrededor de “la línea” están abandonadas, con sus letreros de “Se renta” decolorados y caídos. Mientras conocemos las historias de Juárez, aquí sólo sabemos de los tiroteos, la punta del iceberg.

Miroslava no enseña las casas abandonadas; me recuerda a Tampico o la colonia del Valle, en Monterrey, pero con casas abandonadas, los jardines descuidados, los vidrios rotos y sin letreros si quiera de “Se vende”. El secuestro es la industria más productiva de la región, nos dicen. “La gente un día decidió que su vida y su seguridad eran más importantes que su patrimonio; y se fueron al otro lado. No han vuelto ni por su ropa; a veces, alguien que cruza se las va llevando”.

Matamoros es una ciudad grande, planeada, con sus parques y plazas, sus fraccionamientos ysu frontera bonita junto al río. Nos enseñan también la PGR, donde se recogen las camionetas balaceadas, el consulado americano con su nueva muralla de concreto contra granadas. Nos cuenta de emboscada en la que fue asesinado el candidato a gobernador. La tristeza de que “si a él le toca, imagínate a nosotros. Aún más indefensos”.

Esa tristeza se siente cuando llegan las personas a la reunión. Es como un velorio. Se saluda la gente, se siente contenta por verse, pero triste y temerosa a la vez de salir, de reunirse.

Nos mueve a todos la historia de Esfera Ciudadana, y cómo Leopoldo, un notario y un grupo de ciudadanos más un día decidieron invertir en capital social , en Nuevo Laredo. “Estamos convencidos de que el capital social es un activo de las comunidades y que debe incrementarse permanentemente”, dice. Ayudar a las personas a organizarse, a hacer los trámites para constituirse, tener CLUNI y volverse donataria. Crear la Ley de Fomento a las OSCs del estado, el reglamento, el fondo municipal de coinversión.

Suena poco heroico, aún más en este contexto, pero cuando cito a Octavio Paz: “Enderezar al país no es obra de un hombre o un grupo, sino de una generación” todos entendemos por qué tiene sentido el fortalecer la sociedad civil. Leopoldo relata una historia parecida a la de Bob en Nogales: un plan binacional Laredo 2030, con convocatoria ciudadana y acuerdos binacionales entre empresarios y OSCs. Al poco tiempo, todos nos sentimos motivados, con ganas de salir a trabajar, hay tanto que hacer con estas personas extraordinarias.

En cada uno de los lugares, todos recuerdan cómo era la frontera hace unos años. La playa de Tijuana y San Diego era compartida, sólo había una cadenita que las personas cruzaban cuando se les iba a frisbee. En Nogales, el alambrado estaba roto y los migrantes pasaban mientras la migra los saludaba. En Juárez, cruzaban el río en llanta; primero el papá y luego jalaba al resto de la familia desde la orilla. En Matamoros, corrían por el parque lineal del río y pasaban al otro lado a tomar un café.

Y de cierta forma, todas esas personas extraordinarias que viven en la Frontera –las Josefinas, Toñés, Marcelas, Almas, Marco Antonios, Eduardos, Bobs, Karens, Katyas, Pablos, Miroslavas, Ana Marías, Leopoldos, Marthas, Andys y Ma. Lauras– siguen cruzando y construyendo ese imaginario colectivo, que la frontera México-Estados Unidos es una misma región compartida y no separada por dos países, dos gobiernos.

Sería fácil que todos ellos se fueran a vivir “del otro lado”, motivos no les faltan. Pero, aquí están, comprometidos, trabajando desde la sociedad civil por sus comunidades.

Me gusta mucho cuando oigo a Alma decir “Hemos sido una de las mejores inversiones de la Fundación Inter-Americana. En estos últimos 7 años, estudié en Santa Cruz, CUNY y Columbia; aprendí a recaudar y otorgar donativos, aprendí también a conocer bien y a oler los proyectos. Las organizaciones que ahora apoyamos están creciendo; los centros comunitarios, las escuelas para padres, las pláticas para adolescentes y madres solteras, los voluntarios de las universidades, los empresarios comprometidos”.

Fortalecer a la sociedad civil es sin duda una buena inversión, una inversión de mediano y largo plazo. Una forma de enderezar a México, una buena noticia entre las muchas malas. La sociedad civil en esta región está madurando, un cambio silencioso ahora que apenas se percibe pero que indudablemente tendrán un gran poder transformador para la región.

Un nuevo concepto de comunidad: las Fundaciones Comunitarias como promotoras del cambio local


Sofía Deveaux y Claudia Natera

Las Fundaciones Comunitarias (FCs) están promoviendo una interesante transición en el tema de desarrollo social ya que apoyan la idea de que, tras la falta de resultados del modelo paternalista, la comunidad es la que debe actuar como la principal generadora de cambio en la creación de desarrollo sustentable.

La particularidad de las FCs radica en que no sólo actúan a nivel local y enfocando sus apoyos en una región determinada sino que también buscan que los apoyos provengan de ese mismo territorio y no del exterior. Son organizaciones que fomentan la filantropía local, fortalecen a organizaciones de la sociedad civil y a ciudadanos que comparten un espacio geográfico y sus problemáticas, al mismo tiempo que incentivan al empresariado y a la academia locales a comprometerse con el desarrollo social de su entorno más cercano. En ese sentido, las Fundaciones Comunitarias, son puentes muy importantes entre los sectores social, público y privado en proyectos que buscan el desarrollo regional.

El Fondo Global para Fundaciones Comunitarias (Global Fund for Community Foundations) publicó recientemente un reporte sobre la situación actual de las FCs a nivel mundial (“More than the Poor Cousin? The Emergence of Community Foundations as a New Development Paradigm”, Jenny Hodgson y Barry Knight, Irlanda del Norte: 2010) en el que llega a la conclusión de que las FCs están ayudando a transformar el concepto de desarrollo en el que la comunidad emerge como el actor principal para lograr el desarrollo local, y como el actor que genera y que no sólo recibe. 

Sin embargo, debido a que la creación de estas organizaciones es todavía muy reciente (la mayoría de las 1500 que existen en el mundo fueron formadas después del año 2000), las dificultades que afrontan en su etapa de formación y consolidación institucional son variadas:

  • La falta de participación de donantes locales (la mayoría de sus fondos sigue siendo de origen internacional)
  • El desconocimiento que la sociedad tiene sobre la figura de Fundación Comunitaria
  • La percepción de que las causas que se quieren apoyar son responsabilidad del Estado
  • Las poblaciones están acostumbradas a recibir la ayuda de fuentes exteriores (Gobiernos o Financiamientos Internacionales)
  • La desconfianza en las organizaciones filantrópicas locales.

Por ello, los donantes optan por dar recursos a las organizaciones de manera directa en lugar de canalizarlo a través de un intermediario (FC), percibido como costoso e innecesario. Pero la investigación pone en evidencia que esta canalización tiene mucho sentido. Las FC hacen que los fondos lleguen a los más necesitados, promueven iniciativas y liderazgo locales, motivan a la gente a participar activamente, construyen relaciones entre sectores de un mismo territorio, y visibilizan a OSC y grupos comunitarios ante empresas.

 La buena noticia es que las  FCs siguen teniendo un crecimiento estable en el mundo, ya que cerca de 70 FCs son creadas anualmente, representando un crecimiento de más del doble en un una década. En México hay más de 20 y es el país latinoamericano que más FCs concentra. Lo más importante  para el crecimiento de estas organizaciones es la confianza. Es decir, creer que como ciudadanos activos y donantes locales valiosos (de dinero, tiempo, conocimiento o bienes) somos los ingredientes indispensables para que este nuevo paradigma de desarrollo funcione. En palabras de una organización, “no se puede ser una fundación comunitaria si la comunidad no se involucra contigo”.

Referencias:


Escribe aquí tu email para suscribirte a este blog y recibir notificaciones a tu correo electrónico.

Únete a otros 79 seguidores

Archivos

Calendario

noviembre 2014
L M X J V S D
« abr    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Unete a nuestro foro en facebook

http://www.facebook.com/pages/Alternativas-y-Capacidades-AC/117402242032Escribe algo sobre ti.

Los más vistos

RSS Hazte fan de Alternativas en Facebook

  • Ha ocurrido un error; probablemente el feed está caído. Inténtalo de nuevo más tarde.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 79 seguidores